coronavirus
Sociedad

Consecuencias económicas post-coronavirus y la nueva sociedad

Texto escrito en abril de 2020.

Estamos viviendo un momento de gran incertidumbre. Nada se sabe de lo que pueda pasar de aquí a un futuro, únicamente se pueden hacer suposiciones, pero de lo que casi se puede estar seguro es de que este virus va a marcar un antes y un después en muchos aspectos de la vida.

El cierre de manufacturas, la limitación del movimiento y reuniones o los cambios en la vida social ocasionan un cambio disruptivo que difícilmente se podría prever. En las siguientes líneas se intentará reflejar las consecuencias que traerá el paso del virus.

Consecuencias en la economía

Se presenta obvio que el impacto en la economía va a ser muy grande. En casi todos los países las empresas han parado de producir durante al menos un mes, lo que puede ocasionar un problema en la oferta.

En este mundo globalizado existen unas cadenas globales de valor que consisten en que las actividades necesarias para producir un producto se llevan a cabo en diferentes localidades geográficas (países, regiones…). Esto hace que, si una empresa de un país deja de producir, como un efecto domino, otras empresas de otros países se verán afectadas ya que necesitan de la anterior para aprovisionarse y poder producir sus propios productos.

En consecuencia a esta crisis, existirá una rotura de las cadenas globales de valor perjudicando a muchas empresas que perderán su fuente de suministro y provocando una escasez en la oferta de productos en el mercado.

Si no se produce por parte de algunas empresas y otras pierden su fuente de suministro, es de suponer que habrá un descenso en el PIB global y en el comercio internacional.

Ante este apartado si que hay previsiones oficiales, ya que la OMC (Organización Mundial del Comercio) prevé que, en un escenario optimista, el PIB global descienda un 2,5% y el comercio internacional un 13% y que, en un escenario pesimista, el PIB global descienda un 8,8% y el comercio internacional un 32%. Si bien, también indican que habrá un fuerte rebote en 2021.

Por parte de la demanda, el parón de la actividad global ocasionará una pérdida de capacidad adquisitiva de los consumidores, lo que llevará, unido a la menor necesidad de consumir debido al confinamiento, a la quiebra de empresas que no puedan mantener sus gastos o deudas. Además, como se ha podido comprobar en los días que llevamos de crisis, el desempleo ha aumentado considerablemente, lo que podrá seguir siendo así hasta que se alcance una estabilidad y cierta certidumbre por parte de las empresas.

Las pymes son las empresas más susceptibles de cerrar ante una crisis. Cabe destacar que en España el 66% del empleo lo crean estas pymes (CincoDías) por lo que se agravarán las consecuencias en el empleo y, a consecuencia, en el consumo.

Y en cuanto a sectores, ¿Cuáles se verán más afectados?

El principal sector que se verá afectado es el turismo, el cual representa un 15% del PIB y un 15% de los empleos en España (CincoDías). La limitación de movimientos sumado a la incertidumbre respecto a poder planificar futuros viajes alterará drásticamente este sector, al menos hasta finales de año.

La incertidumbre afecta también a otros sectores como el transporte de personas, el entretenimiento presencial o la restauración, los cuales tardarán un tiempo en ponerse en marcha y además se verán obligados a cambiar diferentes aspectos de sus negocios para poder cumplir con medidas de no propagación del virus.

Por otro lado, los sectores que en mi opinión podrían no verse afectados o hacerlo en menor medida son los transportes y la logística a nivel nacional, sectores relacionados con la tecnología, las telecomunicaciones o el sector de la salud y farmacia.

Por último, se esperan también repercusiones geopolíticas. La rivalidad entre Estados Unidos y China sigue latente disputándose por quién será la primera potencial mundial después de esta crisis y podría haber grandes sorpresas en este aspecto.

The virus is coming

La introducción de obstáculos al movimiento de personas o de factores productivos, junto con la desconfianza que se puede crear entre las personas o entre los gobiernos, hará crecer la tendencia a favorecer lo local frente a lo global. Esta cuestión ya provenía de años anteriores pero se verá acelerada con la llegada del coronavirus. Las empresas tenderán a la localización, realizando la producción más cerca del punto de venta y el consumidor también optará por productos locales frente a los de otros países. Por su parte, los gobiernos podrían tender hacia la vuelta del proteccionismo y por una desglobalización.

A nivel europeo, corre la posibilidad de que aumente el euroescepticismo debido a las disputas entre los países miembro y a la falta de unión y acuerdos para acometer esta crisis con medidas comunes. La Unión Europea no se está mostrando a la altura de las circunstancias y es el gobierno de cada país el que acomete las respuestas a esta situación de manera individual.

Consecuencias en la vida cotidiana

La llegada de un virus muy contagioso traerá diferentes cambios en la forma de relacionarse de las personas. Tal es así, que es posible que desaparezcan los besos y abrazos que nos damos al saludarnos durante un tiempo, o que incluso, pasado ya todo esto, nos acostumbremos tanto a la nueva forma de saludar que se reduzcan considerablemente limitándolos solo a ambientes de mucha confianza.

Es probable que, a partir de ahora, muchas cosas cotidianas se hagan con cierta escrupulosidad tratando de evitar un posible contagio. El transporte público, las zonas públicas, una fuente del parque, los botones del ascensor e incluso el dinero podrían ser víctimas de esta nueva idiosincrasia y que se usen, si se usan, con cierto temor a que pueda contagiarnos.

¿Qué pasará con los sitios públicos o eventos donde antes se juntaban muchas personas?

De momento, cualquier evento público, el cine, los conciertos, las discotecas, las ferias o incluso ir a la playa queda aplazado sin fecha definitiva. Se fomenta el distanciamiento social para poder evitar la propagación del virus y estaremos durante meses con un reducido contacto entre personas por lo que este tipo de eventos no se realizarán por un período largo de tiempo.

Los bares también viven su propia crisis. Actualmente cerrados y buscando alternativas para evitar los contagios como poner mamparas en las mesas, podrían sufrir un gran cambio en la forma de cómo los recordamos. Personalmente, esa idea de las mamparas limita lo que buscas en un bar, que es la cercanía y la conversación con quien tienes en la mesa, pero si que deberán ajustarse de alguna manera para protegernos, ya sea reducir el número de aforo o mesas permitidas.

Respecto a la forma de comprar, crecerá la tendencia a realizar compras online. Buscando el mínimo contacto con el exterior o con otras personas, comprar desde tu móvil u ordenador y que te lo traigan a casa será la mejor opción durante los tiempos que se presentan. Las tiendas físicas deberán adaptarse y ofrecer sus productos también de manera online ya que el consumidor evitará ir a estas tiendas tan a menudo como antes.

En cuanto al trabajo y a la forma de trabajar se ha estado durante los últimos meses hablando de fomentar el teletrabajo, aunque había ciertas dudas sobre si funcionaría o no. Estos momentos de confinamiento y de parón de la actividad ha servido a muchas empresas para poner en marcha, por obligación, estas medidas de teletrabajo. Muchas de ellas habrán visto la viabilidad o no de ello, por lo puede haber un gran número de empresas que opten por seguir con el teletrabajo una vez que todo acabe.

Los tiempos están cambiando

En definitiva, los tiempos están cambiando y esta crisis va a marcar un antes y un después en muchos aspectos de la vida. No solo desde el punto económico, del que tarde o temprano se podrá salir, sino desde el punto de vista de la forma en que vivimos y nos relacionamos. Este año 2020 se presenta con grandes cambios ¿Y quién sabe si todos estos cambios no serán para siempre?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *